martes, 9 de abril de 2013

DESAYUNOS SALUDABLES

Es muy importante realizar un desayuno completo y variado porque es la mejor manera de empezar el día. El azúcar, y los demás carbohidratos que tomas en el desayuno como el pan, los cereales, las frutas o la repostería casera, te harán conseguir toda la energía necesaria para superar tus actividades de la jornada con vitalidad y buen humor. 




¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL DESAYUNO? 
Un desayuno completo y variado es básico si quieres mantener una alimentación equilibrada y sana. Se trata de la comida más importante del día, ya que pasadas las horas de sueño nuestro organismo necesita energía para superar todas las actividades de la jornada. Los expertos en nutrición recomiendan que esta primera comida aporte el 20% del total de las calorías que se consumen diariamente. Las demás comidas nos deberían aportar: el almuerzo un 10%, la comida del mediodía un 35%, la merienda un 10% y, por último, la cena un 20%.
Algunas de las consecuencias de saltarse el desayuno son decaimiento, falta de concentración y mal humor, debido al déficit de glucosa (nuestro principal combustible energético) que produce el ayuno. Hay que recordar que a primera hora de la mañana el organismo lleva ya entre 8 y 10 horas sin recibir ningún alimento. La falta de glucosa empuja a nuestro cuerpo a quemar otras reservas energéticas, lo que causa múltiples alteraciones en el normal funcionamiento orgánico.  El desayuno es un hábito alimentario que llega a condicionar el estado físico, psíquico y nutricional, pero no sólo de los niños y adolescentes, sino en personas de todas las edades. Debemos comer según corresponda a nuestra edad, constitución, foma física, sexo, trabajo, etc. No es lo mismo una persona sedentaria  a un albañil, ya que este quema muchas más calorías a lo largo del día.

El desayuno mantiene un estado nutricional correcto, mejora el rendimiento intelectual y físico, ayuda a bajar peso y controlarlo, ayuda en el tránsito intestinal y mejora los niveles de colesterol. 



¿QUÉ DESAYUNAR? 
Por la mañana, es importante tomar una gran variedad de alimentos: vitaminas, proteínas, grasas, fibra y, especialmente, hidratos de carbono. En este último grupo se encuentran alimentos sanos y tradicionales como el azúcar, el pan, los cereales, la repostería casera y las frutas. La repostería hecha en casa es también un complemento adecuado en el desayuno. Puedes preparar sencillas recetas, muy fáciles de hacer, elaboradas con ingredientes sanos y naturales. Además, otra de sus ventajas es que puedes controlar la calidad y cantidad de las grasas que empleas. 


Un desayuno correcto debe incluir: cereales, que aportan hidratos de carbono; lácteos como fuente de proteínas y calcio; y fruta fresca o en zumo que supondrán un aporte vitamínico y mineral.
- Tomar, lo primero, dos vasos de agua o un zumo  natural pequeño. Es lo mejor para hidratar el cerebro tras pasar toda la noche seco y activar los órganos vitales.
- Dos terceras partes de lo que desayunes deben de ser carbohidratos por lo que la avena, quinoa, amaranto o cereales que llevan muesli es lo ideal para desayunar.
- La fruta también es muy recomendable puesto que debemos de comer varias piezas al día.
- La proteína es muy importante en el desayuno. Recuerda que puedes: leche desnatada, yogourt desnatado, queso fresco, pechuga de pollo o  pavo, avena ...
- Mejor té verde que café puesto que la cafeína del té se asimila más lentamente, te pondrá menos nervioso en tus ocupaciones. 
- El pan integral tiene mucha más fibra y se asimila más lentamente.
- Evita los fritos y el exceso de azúcar.
- Algo de grasa, sobre todo para las actividades intelectuales, es importante. Es recomendable pan con aceite de oliva o nueces. 




EL DESAYUNO DE LOS NIÑOS:
Algunos alimentos que puedes dar a tus niños antes de ir al colegio son:
Cereales: pan, tostadas, copos de cereales, galletas, magdalenas, bizcochos caseros.
Lácteo: leche con o sin azúcar o cacao, yogur, queso de cualquier modalidad, evitando los muy grasos…
Una pieza de fruta (cualquier variedad) o su zumo, a poder ser natural.
Como complementos, podemos darles mermeladas, miel; una grasa para acompañar el pan (aceite de oliva, mantequilla, margarina…); y, en ocasiones, jamón o un tipo de fiambre (pavo o pollo).
Desayunar de forma correcta supone beneficios como recuperar la energía perdida por la noche, evitar el cansancio a media mañana y controlar el peso gracias  a una alimentación equilibrada. 
Ten en cuenta que ninguna de las bebidas estimulantes es adecuada para los niños, de modo que no son recomendables el café y el té. Recuerde que la infancia es el mejor momento para instaurar hábitos alimentarios adecuados y es el hogar el mejor lugar donde aprenderlos. Si los adultos están comprometidos con esta enseñanza podrán trasmitirla a sus hijos, no solo con palabras sino con el ejemplo. 


CURIOSIDADES: 
- Si no desayunas, se ha demostrado que se fuma más. Además se asocia con el sobrepeso y con una mayor tendencia a tomar alcohol y marihuana.
- Los niños que desayunan de una manera sana tienen menos nivel de plomo en la sangre (un 15% menos) que el resto.
- Las reuniones de empresa o estudios son mucho más productivas después de desayunar puesto que las personas mantenemos mayor grado de concentración y predisposición.
- Los niños y jóvenes que desayunan cereales son mucho menos propensos a desarrollar sobrepeso y a tener enfermedades cardiovasculares.
- Los adultos que desayunan bien tienden a comer mejor y a tener niveles de colesterol e insulina más bajos. 


Y RECUERDA...
Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo. Además acuérdate de disfrutar con el desayuno comiendo sentado y relajado y, por supuesto, masticando bien.

0 comentaris:

Publicar un comentario en la entrada

160